Cooolhunting, proyectos y negocios 8


Mi trabajo requiere investigar de manera continua. Puedo hacerlo navegando por el vasto mundo de internet (primero buscando las fuentes más apropiadas para cada investigación y analizar la información después para obtener insights sobre determinados fenómenos) y lo puedo hacer también (y casi siempre como complemento) visitando o participando en actos, propuestas, ferias, jornadas que me puedan ser de utilidad para proyectos presentes y futuros.

Dentro de esta última categoría está la realización de pequeñas incursiones, llamadas inmersiones urbanas en ciudades y sus entornos que, por sus características, cumplen con una serie de requisitos importantes para mi trabajo; requisitos que me permitirán ver extraer ideas, ver nuevas prácticas, comparar y contrastar fenómenos. La última de estas incursiones que he realizado no ha sido muy lejos de mi ciudad de residencia, Barcelona. De hecho, se encuentra a poco más de una hora y media (si viajáis en avión). Os voy a hablar de Turín.

Ya hace tiempo que estaba recibiendo inputs sobre la efervescencia de una ciudad (y de una región, el Piamonte) que está trabajando en proyectos interesantes en ámbitos tan diversos como la innovación, la innovación social, alimentación y restauración. Si alguna vez miráis los proyectos que suelo realizar veréis que la elección era obvia. El empujón final, una conversación con un compañero de escuela reencontrado después de muchos años que tiene raíces turinesas. Así que, maleta, zapatos cómodos para caminar (y un buen abrigo) y hacia Turín.

Primer impacto con la ciudad: mucho frío, silencio y una pequeña nevada. Me dijeron que mejor no ir en pleno mes de enero, cuando la ciudad al pie de los Alpes se caracteriza, precisamente, por el frío. Pero este frío ha sido un ingrediente importante para que mi visita haya sido una de las que más he disfrutado. Cuaderno de notas, cámaras y móvil en mano, he ido descubriendo, a sorbos, uno de los sitios con más encanto y potencial del continente. Andar y andar, visitar mercados (como el de Porta Palazzo) , entrar en tiendas, museos y locales históricos (que llevaba tiempo investigando online) como los caffè Mulassano  , caffè al Bicerin , el restaurante Tre Galline  pero también descubrir propuestas que conjugan tradición e innovación como el ristorante Monti , librerías con títulos muy interesantes, conciertos de jazz dentro de zapaterías o la sorpresa de encontrar una escultura interactiva de Marc Didou , “ECO”, en el mismo centro de la ciudad. Todo ello aderezado con muestras muy interesantes arte urbano (por el cual tengo una pequeña, gran obsesión, como canal ideal para ejemplificar cómo viaja una tendencia). El hecho es que podría llenar páginas detallando lugares y experiencias, describiendo a personas, transcribiendo conversaciones, pero prefiero, para este post, resumir esta inmersión con una serie de frases que he encontrado en mi cuaderno de notas.

  • Turín se bebe a sorbos (como su cocina, muy arraigada en el territorio). Posiblemente no sientas ese primer y fuerte impacto inicial que sientes al visitar otras ciudades italianas como Roma, Florencia y Venecia. Sin embargo, poco a poco vas descubriendo la ciudad: rincones escondidos con usos inverosímiles, el encanto neoclásico de algunas zonas y, me atrevería a decir, un encanto bastante decadente.
  • Pero no nos engañemos: es una ciudad innovadora. De hecho, fue nombrada este pasado 2016 como la segunda ciudad más innovadora de Europa, según los icapital award (The European Capital Of Innovation Award). Basta con investigar algunas de sus manifestaciones artísticas, proyectos de innovación social, diseño y tecnología y te darás cuenta de que esa presunta decadencia está, hasta cierto punto, bastante estudiada.
  • Turín transpira historia por todas partes, pero también modernidad y amor por los detalles (cosa que me pierde) así como por la buena comida, el producto de proximidad y la sostenibilidad.
  • Turín es, también, un lugar donde automoción, diseño y tecnología se han dado (y se dan) la mano.

Me podéis preguntar si he traído ideas desde Turín aplicables a mi trabajo: sí que las he traído, empezando por este post. También me podéis preguntar si sirven este tipo de inmersiones cortas: Por supuesto. Te abren la mente, refrescan conceptos y te permiten ver fenómenos desde ópticas diferentes.

El viaje a Turín me ha mostrado hechos que conocía y que he podido experimentar de primera mano: urbanismo, innovación social, arte, diseño, sostenibilidad y alimentación, equilibrio entre tradición e innovación, mimo por el comercio que más caracteriza a la ciudad… se trata de incursiones urbanas que te permiten tomarle el pulso a una ciudad y claro, siempre te quedas con ganas de más…   Lo importante de cara al post es que vuelves cargado de información e insights que pueden ser de mucha utilidad para tus proyectos (presentes y futuros).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 ideas sobre “Cooolhunting, proyectos y negocios

  • Umberto

    Querida Emma, he podido leer este artículo con mucho entusiasmo.
    Estoy de acuerdo contigo, Turín es una de esas ciudades de las cuales en principio, no te llama nada en absoluto la atención, pero poco a poco (como bien escribes) vas descubriendo una pequeña perlita.
    De los sitios que has comentado yo añadiría pasear por Via Po, por il Parco Valentino, tomar un vermut en Caffè Fiorio, visitar el NH Lingotto (la antigua fabrica de Fiat), la Mole Antonelliana o Superga.
    Gracias por el artículo.
    Saludos.

    • emmap Autor

      ¡Muchas gracias por tu comentario! la verdad es que hay mucho por descubrir y ver en Turín y me alegra saber que he podido transmitir, en parte, algo de la esencia de la ciudad.

    • emmap Autor

      Moltes gràcies Àlex per el comentari! Espero seguir en aquesta línia doncs, la de poder explicar històries mantenint el rigor de la recerca. De fet m’arriben sovint inputs de companys sociòlegs sobre el tema: com explicar a un bloc les metodologies i resultats derivats de la recerca, de tal manera que el gran públic es pugui fer una idea de com treballem els sociòlegs. Explicar històries «aterrant» conceptes i metodologies és la millor que se’m acut, per no caure en el parany d’escriure un article científic (que, personalment, publicaria en d’altres àmbits). A mi m’ha funcionat, de moment.

  • Elisabeth Ruiz

    El text és fantàstic i et convida a anar a Torí de totes, totes.
    Haig de dir però que la teva immersió m’ha semblat una immersió turística, d’espectador. Potser m’equivoco, disculpa’m per això.

    Aquestes etiquetes que es pengen a les ciutats (innovadora, cosmopolita, etc.) si bé representen una part de la realitat, no representen tot el que pot ser la ciutat. És més un màrqueting, meditat o no.
    També he fet aquestes immersions curtes en el camp de la cultura, i és parlant amb la gent, fent entrevistes a persones que dirigeixen o gestionen projectes culturals insitu, veient programació teatral o artística d’autors autòctons, quan entenc més bé quina posició ocupen les arts escèniques en aquell lloc que visito. Òbviament aquesta immersió tampoc em proporciona una visió holística del panorama cultural però sí em dóna moltes pistes del que passa.

    No m’interpretis malament, Emma, que m’ha encantat el què dius, i que viatjar mai és una pèrdua de temps ni res d’axò. Només que sóc molt crítica amb etiquetes que es pengen arreu, particularment a les ciutats 🙂
    D’això la Chelo en sap un munt, va fer una tesis doctoral…

    • emmap Autor

      Hola Eli,
      què va! Exacte!
      Les entrevistes les vaig fer (però no surten) igual que el treball de camp i la recerca prèvia… el què passa és que al blog, donat que vull que tothom m’entengui, intento baixar-ho tot molt arran de terra (altra cosa seria fer un article científic, com ja t’he comentat). Els sectors d’anàlisi van ser l’alimentari i el de la innovació social. Donat que porto anys amb el tema del coolhunting (que crec és, sobretot, feina de investigadors socials més que no pas d’altres col.lectius) vull fer-me entendre per tothom (que és un problema que, crec, tenim els sociòlegs com a col.lectiu: el públic en general no sap què fem i sovint, no sé si a tu t’ha passat, et confonen amb un «filòsof»). Per la comunicació, en aquest cas uso tres nivells: si tinc la oportunitat, publico articles de recerca. Per al client, li dono la informació més mastegada i intento fer-la el més comprensible possible. Per al gran públic, com a primera aproximació, storytelling (explicar històries) per donar una visió molt global.
      Bons comentaris!!!!! (tot i que ja sabem que no agradaran a tothom ;-))