La publicidad va un paso por delante


La publicidad siempre va un paso por delante… hasta que no se demuestre lo contrario, en cuanto a análisis de tendencias, es cierto. Son los primeros interesados en saber qué está pasando y qué va a pasar…y por qué… y dónde…y a quién.

Es normal, la finalidad última del sector se puede resumir en una palabra: vender.  Lo hacen analizando el mercado, a sus consumidores, qué les afecta, híper segmentan por tipología de usuarios, franjas geográficas, casuística socio-económica. Lo que me pregunto una y otra vez es si el resto de sectores están haciendo lo mismo: ¿o es que la presión por llegar a sus usuarios, convencer a consumidores, no es la misma?

Cuando explico análisis de tendencias siempre hago hincapié en que se tenga bajo vigilancia a diferentes grupos y colectivos (además de conocer muy bien al potencial usuario) y uno de ellos es, precisamente, el publicitario. Además de la creatividad de una campaña (ante la que siempre “me quito el sombrero”) hay que ver qué te está diciendo.

Esta semana pasada me topé con el siguiente anuncio de Coca-cola:  .. lo que yo leí entre líneas (y corríjanme si me equivoco) es, entre otras cosas, un sentido de híper saturación por parte de la mayoría de usuarios ante la avalancha de gadgets, tecnología, apps, redes, etc…no es casualidad este anuncio, porque ya hace muchísimo tiempo que investigadores sociales vienen avisando sobre la necesidad de investigar cómo usuarios pertenecientes a muchas tipologías van a absorber, usar y asumir esta avalancha… quién les entienda, va a vender más.

Vamos con los ejemplos:

Os muestro una foto, que al principio puede parecer (y lo es) muy jocosa, pero que resume muy bien a qué se enfrenta un sector poblacional, las personas mayores, ante esta avalancha de tecnología:

foto mobil iaia -post

Cuando tomé esa foto, me hizo recordar que hace casi un par de años me encontraba en Finlandia, trabajando para un cliente en un proyecto europeo en qué, lógicamente, había muchos partners finlandeses involucrados. Además del proyecto que estábamos trabajando (relacionado con temas de smart homee interoperabilidad), mis colegas finlandeses (que, todo sea dicho, ya contaban con equipos multidisciplinares que no sólo incluían a ingenieros, sino que a investigadores sociales, diseñadores… ), me hablaron de un proyecto que me fascinó desde el principio: Caring TV.

Me fascinó por su simplicidad, por haber sabido captar las necesidades de un determinado colectivo y ofrecerles una solución acorde (y eso no se hace “observando” a un usuario sólo sino que, sorpresa, conlleva un trabajo de investigación mucho más amplio y desconocido que los investigadores sociales intentamos explicar de manera simplificada, para poder hacernos entender, pero no por ello es tan simple como parece).

Bien, “Caring TV” era un proyecto mediante el cual personas de avanzada edad, muy a menudo con problemas de movilidad, se conectaban entre ellos, hablaban e incluso recibían inputs de los servicios sociales, así como de tipo médico. Lo mejor de todo era que no lo hacían a través de móviles ni de ningún artefacto para ellos desconocido, sino que a través de algo con lo que se “habían tenido que pelear” siempre y que formaba parte de su vida: la televisión. Me pareció una idea fantástica para una población envejecida, con problemas de movilidad y, muy importante, perteneciente a un determinado grupo poblacional en un contexto geográfico determinado y con unas necesidades muy específicas.

Para quién quiera ver más allá, se dará cuenta que el avance tecnológico tiene mucho más que ver con variables demográficas, geográficas, poblacionales y grupales que con un software/hardware súper evolucionado y en cómo se realiza la transferencia tecnológica hacia mercados y usuarios; mucho más que ver con solventar problemas reales y dar solución a necesidades reales de grupos sociales: es el usuario, siempre lo ha sido . Y es que… ¿acaso el grupo de personas mayores no son un target también? ¿Y qué hay de otros grupos de usuarios?

Para rematar el festival, la llegada de los wearables, el IoT (Internet de las cosas), además de retos tecnológicos, no va a hacer más que incrementar esta necesidad de conocimiento de usuarios e híper segmentación, más teniendo en cuenta variables contextuales de tipo económico y social y, como no, tendencias que impacten de forma directa a estos usuarios.

Hay que entender al usuario, saber analizar e interpretar tendencias, su entorno, stakeholders involucrados en un servicio, se trata de analizar y diseñar desde una perspectiva holística, multidisciplinar, compleja (que no complicada) , abordar un problema de una manera amplia. Ningún sector escapa a ello, ni tan siquiera el tecnológico, y la información válida será aquella que sepa interpretar y enlazar.

Para acabar con el post, os dejo con una lectura muy recomendable que encontré en el blog de la Harvard business review: An Anthropologist walks into a bar.

Y vosotros, ¿analizais a vuestros usuarios? ¿cómo lo haceis?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *